Rama Sacerdotes Diocesanos Schoenstatt Chile

diciembre 1, 2007

Documentos

Filed under: Documentos — ramadiocesanos @ 1:14 pm

Decálogo para los sacerdotes 

1         Creer en Jesucristo como el verdadero y único Salvador de la humanidad, de los pueblos, de las personas concretas.

2       Vivir el estilo de Jesús y de los Apóstoles: justo, misericordioso, sencillo, culto, libre y generoso, amigo y hermano universal. Orar todos los días con humildad y confianza.

3       Creer en el misterio que es la Iglesia, en la necesidad que nuestro mundo tiene de ella: de su ejemplo, de su mensaje, de sus sacramentos, de su defensa del hombre, con sus necesidades y esperanzas.

4       Vivir sinceramente unido con los demás sacerdotes de su presbiterio con su Obispo, con el Papa, con la Iglesia entera. Sufrir como propios los defectos de la Iglesia, sin conformismos ni rebeldías, con responsabilidad y esperanza.

5       Centrar y justificar su vida en la tarea de hacer presente ante los hombres la asistencia de Cristo muerto y resucitado, perpetuando su voz, su perdón, su entrega, su esperanza, su humanidad ejemplar y salvadora.

6       Creer en la fuerza de la bondad y en la victoria final del bien, esperando contra toda esperanza, siguiendo en la brecha a pesar de todo, con María, la Madre de la fidelidad.

7       Vivir cerca de los sencillos, los desvalidos, los dolientes, con fraternidad y solidaridad, en el hombre y con el Espíritu de Jesús.

8       Estudiar asiduamente el Evangelio, las ciencias teológicas y las ciencias del hombre, caminar siempre, no estar nunca satisfecho de sí mismo.

9       Procurarse una madura, amplia y generosa humanidad. Interesarse por todo lo humano, abrir el corazón a las obras de Dios y de los hombres, valorándolo todo desde el sentir de Jesucristo.

10    No crisparse nunca por nada. No sentirse demasiado importante. No conformarse con el mundo que tenemos, ni pretender cambiarlo en cuatro días. Ver todas las cosas y verse a sí mismo con benevolencia y con un discreto humor.

 

Fernando Sebastián Aguilar, Obispo de Pamplona. 

Anuncios

Noticias e Informaciones

Filed under: Noticias — ramadiocesanos @ 1:13 pm

NOTICIAS e INFORMACIONES P. Rigo García (Puerto Montt). Celebra 50 años  el 14 de Diciembre Muerte del P. José Luis Castro (Rancagua) 19 de Noviembre de 2007“El padre José Luis estuvo en Nancagua 18 años, nos celebró algunas misas de 18 cuando estábamos en San Fernando (centro)..era muy cercano al padre Juan Carlos (González)” (Hernán Macaya) Papa Benedicto XVI sobre Mons. Jez (Polonia) Sacerdote Diocesano de SchoenstattEn su homilía el sábado 24 de Noviembre durante la celebración de la Palabra con motivo del consistorio ordinario público para la creación de 23 nuevos cardenales que tuvo lugar en la Basílica de San Pedro en el Vaticano: “Deseo recordar, además, al fallecido monseñor Ignacy Jez, a quien el Dios de toda gracia llamó a su presencia antes del nombramiento para ofrecerle una corona mucho más grande: la gloria eterna en Cristo.” Recomendaciones:         Reflexiones del padre Nicolás: Para suscribirse: pn.reflexiones@gmail.com Un sacerdote de Schoenstatt suizo que sufre de lesiones cerebrales graves discapacitado evangeliza por Internet           Noticias de Schoenstatt: PressOffice Schoenstatt, M.K. Fischer Para suscribirse: pressoffice@schoenstatt.dehttp://www.schoenstatt.net/mailman/listinfo/noticias?sprache=sp          Espiritualidad sacerdotal en: Schoenstattmediahttp://www.schoenstattmedia.cl/cursos.html 
Jornada Sacerdotes Diocesanos de Schoenstatt, 21 – 25 de enero de 2008

(Casa San José – Bellavista. La Florida, Santiago)

PROGRAMA:Lunes 21         

Inicio con el almuerzo

           

Tarde

Primera unidad de trabajo       

Conferencias P. Humberto Anwandter: Ideal Personal en el contexto de la pedagogía de Schoenstatt

 

Misa Santuario

            Cena

            Convivencia (presentación)

           

Martes 22       Mañana            ‘Taller del Ideal Personal’ I Parte Tarde 

Visita casa del Instituto Secular de Familias de Schoenstatt y encuentro con Matrimonios miembros de esa comunidad:

– Luis y Pilar Jensen (único matrimonio en la V Conferencia en Aparecida y miembros de la Delegación del Vaticano en la Conferencia Mundial sobre la Mujer, en Beijin)– Diputado José Antonio Kast y sra. (Jefe de bancada de la UDI; Impulsor de la ‘bancada transversal por la vida, en la Cámara de Diputados; Vicepresidente de la Asamblea Mundial de Parlamentarios por la Vida’.)

                        – Matrimonio Cornejo (Superiores Regionales)                       

Misa

            Cena               

 

Miércoles 23 

           

Mañana

Misa

 

            Foro I: Experiencias con Schoenstatt parroquial

P. Pepe Cartes (Coronel)P. Jorge Laplagne (Maipú)P. Adrián González (Santiago)P. Roberto Navarro (Quinta Normal) 

Foro II: Sacerdotes Diocesanos y Schoenstatt diocesano

P. Claudio Velásquez (Arica. Conferencias en Jornada de inicio del Moviemiento / ‘capellán de los madrugadores’, etc)P. Alex Troncoso (Parral. Coordinador Diocesano del Movimiento en Linares)P. Boris Messina (San Bernardo. Misa diaria en la Ermita de Schoenstatt en Buin, etc.)P. Omar Muñoz (Los Ángeles. Representante del grupo de los sacerdotes diocesanos de Schoenstatt en la Coordinación Diocesana del Movimiento. Decano de la ciudad)P. Rodrigo Allendes (Santiago. Asesor Grupo Seminaristas diocesanos de Schoenstatt, Seminario Pontificio Mayor) 

Paseo             

 Jueves 24        MañanaTaller del Ideal Personal. II parte Tarde

Encuentro con la Hna. Ivonne Latsague, responsable de la Campaña de la Virgen Peregrina

 

Misa

            Cena

 Viernes 25       Mañana

Misa

Evaluación y proyección

Informaciones sobre:

Centenario ordenación del P. KentenichCalendario 2008: Jornada Bs As (2-3 junio)RetiroEncuentros en Bellavista (En torno a día de ordenación P. Kentenich…)Jornada enero 2009                                                           Almuerzo final

Palabras P. Kentenich

Filed under: Palabras P. Kentenich — ramadiocesanos @ 1:13 pm

Palabras del P. José Kentenich (En la primera reunión en la Capilla, el 3 de mayo de 1914. En: Bajo la protección de María. Tomo II, pág. 35ss. Hay que recordar que el mes de Mayo es en Europa, como en casi todo el mundo católico, el mes de María.) “El domingo pasado hemos contraído una íntima alianza de amigos para entusiasmarnos, apoyándonos mutuamente por el verdadero amor mariano, por el fiel servicio mariano. Lo que hemos prometido a nuestra Señora en lugar santo, lo cumpliremos como hombres de carácter, venga lo que viniere. Esperamos dificultades tanto interiores como exteriores. En otros tiempos resultaría quizá bastante duro vencerlas. Pero ahora, en el hermoso mes de mayo, estamos dispuestos para cualquier sacrificio. Todo el mundo católico se dispone para servir y ensalzar a la gloriosa Reina de mayo. Desde que el Arcángel Gabriel la ha honrado en Nazaret en nombre de Dios y la ha saludado con las palabras: ‘Dios te salve, María, llena eres de gracias…’ Desde que la humilde sierva del Señor ha pronunciado las palabras proféticas: ‘Ecce enim ex hoc me dicent omnes generationes’ (he aquí que desde ahora me llamarán bienaventurada todas las generaciones) nunca jamás han enmudecido las alabanzas a la Madre de Dios. Las distintas generaciones han contribuido conforme a sus fuerzas, para verificar el presagio de María. En tiempos recientes se hace esto especialmente por la celebración del mes de María. En noble competencia se unen en este mes miles y miles de católicos del orbe. Esta conciencia edificante nos saca de nuestro aislamiento. ¡Más aun! En este año celebramos el mes de mayo por primera vez como congregantes. Por primera vez nos sentimos trasladados al coro entusiasta de los cantores marianos más fieles. A su lado queremos y debemos participar en la competencia… siento surgir en ustedes esta pregunta angustiosa: ¿somos iguales a los congregantes estudiantiles? ¿Cómo es mi devoción a María en comparación con la de ellos?…Pedro Chanel era, como estudiante, prefecto de la Congregación Mariana en el pequeño seminario de Miximieux. Tenía la costumbre de colocar como encabezamiento en sus deberes y cuadernos, libros y cartas, la inscripción: ‘Auspice Dei Genitrice Maria’ para expresar en esta forma su amor y devoción a la bienaventurada Virgen María. Era su alegría insinuar a otros que aceptaran la misma consigna. Cierta vez, providencialmente se cortó la mano con un cuchillo. Tomó la pluma, la mojó en su sangre y escribió: ‘quiero amar a María y tratar que también otros la amen’ Aquí importa en primer lugar, no el acto aislado que realizó Chanel, sino la disposición habitual de la que estaba compenetrado. El pensamiento de María no lo abandonada durante todo el día y aprovechaba toda ocasión para servirla, para cumplir el juramento de fidelidad que hiciera al ser recibido…¡Comparemos con esta disposición y sus exteriorizaciones  prácticas, nuestro amor a María, nuestro servicio mariano! ¿Podemos competir?… no solamente con deseos y palabras – sino también en el querer y en el enérgico obrar? Si podemos contestar a esta pregunta con un SI alegrémonos, pero no olvidemos de hacerlo realmente en este mes. Pero si hemos de confesar que amamos poco a nuestra Señora Celestial, entonces sigamos la advertencia del noble amigo de la juventud, el P. Doss, que expresa: ‘Ama, ama a María; venera a María; no descanses hasta que hayas adquirido una verdadera devoción a María. ¿Tu creías ser un joven católico sin conocerla, sin estar entusiasmado por Ella, sin llevarla en el corazón y en los labios?” Esta advertencia – lo noto – despierta en sus corazones un eco alegre. Nada más indicado que seguirla en común, que hacer de Maria y de la verdadera y auténtica devoción mariana, el objeto de nuestras consideraciones”   

Agenda Diciembre

Filed under: Agenda — ramadiocesanos @ 1:12 pm

Agenda de Diciembre  3        Pintué                            Reunión Grupo de San Bernardo 4        Linares                           Cena del Movimiento para Sacerdotes Dioc  5        Curicó                           Cena del Movimiento para Sacerdotes Dioc 17      Lima                              Reunión grupo de Lima – Callao – Chosica 26-28 Santiago                         Jornada del grupo 27                                           Paseo grupo de Los Ángeles

Crónica

Filed under: Crónica Asesor — ramadiocesanos @ 1:11 pm

Crónica del Asesor El lunes 5 fui a Pintué, donde al P. Eduardo Becerra. Allá llegó también, como estaba previsto, el P. Boris Messina y providencialmente pasó por ahí y se quedó e interesó en incorporarse al grupo que se está armando, el P. Miguel Ángel, quien sucedió justamente al P. Boris en su parroquia en Buin. Ya fijamos un próximo encuentro para inicios de diciembre y hay mucho interés en invitar a otro(s) y asistir a la jornada de enero en Bellavista.Esa tarde me invitaron a compartir con Mons. Javier del Río, Arzobispo de Arequipa, gran amigo de Schoenstatt en el Perú. El jueves 8, iniciándose el tradicional Mes de María en Chile, viajé al sur, para estar cenando esa noche con el P. Rafael Villena en Talca y de ahí seguir la mañana siguiente a la reunión con el grupo en Chillán. Fue en ese viaje cuando me llegó la noticia de la muerte del P. Juan Carlos Soto en Concepción, de modo que gran parte de la conversación en Chillán versó sobre esa realidad que nos impactó y nos interpela. Al encuentro llegaron los pp. Pedro de la Fuente, que vino de su parroquia en Cobquecura (buen tramo recorrió!!!), el P. Miguel Ángel L., de San Carlos, y el dueño de casa y anfitrión, el P. Héctor Bravo. El P. Juan Carlos Cortés tuvo que viajar a Santiago por motivos de la Vicaría de la Educación, de la que está a cargo.Esa tarde seguí a Los Ángeles, donde al día siguiente pude desayunar con el P. Omar Muñoz y partir con él a la ordenación de los 4 nuevos diáconos transitorios de esa querida diócesis. En la sacristía pude encontrarme con varios amigos y conocidos, entre ellos los del grupo, pp. Javier Oses, Miguel Salas, Tomás Carrasco y el propio Omar M. y adelantamos la hora de la reunión del sábado 17 para las 12.00 en Quilleco. También había algunos de Chillán y de Concepción.De ahí me fui directamente al terminal de buses para viajar a Concepción y asistir al funeral del P. Juan Carlos Soto. El ambiente entre los sacerdotes y más aun con la presencia del arzobispo, Mons. Ricardo Ezzati y su homilía, era una mezcla entre profunda pena y gran esperanza. Ahí estaban, entre los muchos sacerdotes concelebrantes, los 4 del grupo de sacerdotes diocesanos de Schoenstatt penquistas, los padres Lucho Morales, Pepe Cartes, Carlos Sepúlveda y Nano Enríquez. Llegó también especialmente de Constitución el P. Álex Troncoso (diócesis de Linares), con quien después viajé hasta Chillán, pues él volvía a su parroquia en Parral y yo seguía de regreso a Stgo.El lunes 12 fui a San Felipe, donde almorcé con el P. Eugenio Duque, con quien sostuvimos una larga y profunda conversación personal después de almuerzo. Finalmente esa tarde me reuní también con el seminarista Saúl Ahumada, en la parroquia del Sagrario. Aprovechamos de dejar fijada una próxima reunión para el 1° de Diciembre en la Parroquia de Panquehue, a donde nos invitó su párroco, el P. Claudio Acevedo, que estuvo en el primer encuentro de hace un tiempo en casa del P. Eugenio D.El martes 13 me tocó exponer en la reunión del Decanato de Quinta Normal el tema del impacto y la repercusión del Discurso Inaugural del Papa en la V CG en el Documento de Aparecida. A quien le interese puede solicitarlo.El viernes 16 pude estar y conversar un ratito con el P. Pepe Cartes, en su parroquia (Ntra Sra de la Candelaria, en Concepción) y dejar bien amarrada la reunión del grupo del viernes siguiente también en su casa.El sábado viajé a Los Ángeles, para de ahí seguir a Quilleco, donde nos reunimos el P. Javier O., el P. Miguel S., (dueño de casa) y el P. Omar M. El P. Tomás C., se disculpó, pues tenía primeras comuniones a las 14.30 hrs en una de las tantas capillas de la zona precordillerana. Después de un paseo por la plaza (era la fiesta del lugar) almorzamos y luego nos juntamos para reflexionar sobre los últimos acontecimientos y tratar de discernir la voz de Dios en todo esto que él ha permitido que pase por y para algo. La conversación me agradó mucho por su nivel de profundidad, seriedad y responsabilidad fraterna, pues sobre todo insistimos en la importancia que tiene la comunidad para todo sacerdote, particularmente para el secular. Ahí definimos tener un paseo de fin de año, entre Navidad y Año Nuevo. ¡Muy buena iniciativa!El lunes 19 fui invitado a compartir con el grupo de Santiago (pp. Jorge L., Jorge B., Rodrigo A., Mauricio B., Luis M. A. y acompañados por el P. Roberto Navarro que los asesora) su día de paseo anual. Partimos con la celebración de la Eucaristía en el santuario de Nuevo Belén, la que me pidieron que presidiera y predicara. De ahí nos fuimos a la casa de los papás del P. Jorge B., a Panquehue, donde pasamos toda la tarde en gratísima convivencia fraterna. Aparte de las conversaciones en torno a la mesa, también aprovecharon de fijar la fecha de su próxima jornada de grupo, como ya la tuvieron el año pasado. ¡Felicitaciones!El jueves 22 tuvimos la reunión del grupo de Linares. Esta vez fue en la casa del P. Gonzalo, párroco de San Javier. Fue una alegría, como siempre, contar con la presencia de los hermanos que acudieron de sus diferentes parroquias (ciudades). Así el p. Plácido S., proveniente de Linares mismo y los pp. Custodio y Ramón, que venían de Villa Alegre. El P. Beto A. no pudo asistir y se disculpó pues le salió un funeral repentinamente en Cauquenes. Una pena que no hayan llegado los pp. Juan E. y Álex T. Después de la conversación temática programamos el encuentro de fin de año (inicio del ’08) tal como lo hicimos este que se acaba: nos juntaremos el 2 en la parroquia del P. Plácido para celebrar su cumpleaños como Dios manda: primero Misa y después la otra mesa. Predicará esta vez el jefe de grupo, P. Ramón I.Por la tarde fui al seminario de San Pablo de Rauquén (Curicó) para saludar y compartir al menos un rato con los más cercanos a Schoenstatt (que por ahora son  justamente 3 de la diócesis de Linares) y dejarlos invitados a ese evento del 2. El viernes 23 tuvimos un  encuentro en la casa del P. Pepe Cartes (Parroquia La Candelaria) en Concepción. Si bien solo pudo estar el P. Pepe y el P. Luis Morales, el encuentro fue bueno y necesario para programarse para los acontecimientos de enero (fueron invitados al cumpleaños del P. Plácido S.) sobre todo la jornada del 21 al 25 en Bellavista.El jueves 29 participé en la jornada (‘retiro’) de Adviento del presbiterio de Santiago, que desde hace 10 años se realiza en Bellavista. Fue una gran alegría poder ver a tanto hermano sacerdote reunido en ese lugar santo, en oración (adoración), reflexión, intercambio, etc. Especial alegría me dio encontrarme con los miembros del grupo de la rama y verlos también compartir y proponer su experiencia comunitaria a otros. Felicitaciones

Correos, Ecos

Filed under: Correos, Ecos — ramadiocesanos @ 1:08 pm

CORREOS, ECOS… P. José Antonio Bohuytron S. Trujillo (Perú)Muchas gracias por el envío del Boletín Rama de Sacerdote Diocesanos de Schoenstatt.A nosotros desde este lugar del Perú nos permite estar al día de todos los logros y bendiciones que el Señor a través de nuestra Mater sigue derramando en bien de tantos hermanos sacerdotes.Aprovecho para comentarte que el día 18 de Octubre hemos tenido la Peregrinación anual al Santuario, y aunque  ha sido la primera vez que se ha realizado un jueves y no un domingo, se temía que tendrá poca acogida, sin embargo no ha sido así, se ha contado con la participación de muchos peregrinos, aunque es verdad que muchos de ellos han sido alumnos de colegios por donde peregrina la Mater Peregrina. Pero en general todo ha sido muy bonito.Ahora ya hemos iniciado la preparación de las fiestas aniversarias de la Consagración de nuestro Santuario, pues el 8 de Diciembre cumplimos ya 7 años. Para resaltar esta fiesta tendremos una serie de actividades entre las que se encuentran Rosario de la Aurora, una jornada de oración de 9 a 5 p.m. un triduo y la Misa de fiesta, para terminar con un almuerzo de confraternidad.Nos encomendamos a vuestras oraciones por el éxito de estas fiestas aniversarias.Desde por aquí seguimos suplicando a la Mater, por el aumento de sacerdotes a la Rama de Sacerdotes Diocesanos.Unidos en la oración.P. José Antonio” Hna Loreto Correa  (Santiago) (13 de Noviembre) “La muerte del Padre Juan Carlos nos ha conmovido profundamente. Los caminos de Dios muchas veces son incomprensibles. Gracias por tus reflexiones,  pues es un llamado fuerte a un exámen de conciencia profundo, a lo más esencial de nuestra vida consagrada, y especialmente para los sacerdotes. Qué cierto es el problema de soledad en la vida sacerdotal. Yo lo leí en el diario el día que viajaba de Temuco a Santiago. Me impactó tremendamente.”   Jose Antonio Bohytron Solano (Trujillo – Perú) (13 de Noviembre)“Muchas gracias por el archivo adjunto que me has hecho llegar y te agradezco también por la reflexión que haces con ocasión de la muerte de este hermano sacerdote. Tienes razón en todo lo que afirmas, pero a nivel sacerdotal diocesano yo también veo con mucha tristeza que no se logra encarnar aquello que ahora tu lo afirmas y que muchos de nosotros lo pregonamos. A veces da la impresión que es también problemas de estructuras, de superiores nuestros. Lo cual sin duda no quita en nada nuestra propia responsabilidad como respuesta a Dios por nuestra vocación.No nos queda más que rezar unos por otros, los que estamos en ese Valle de Lágrimas como por los que se han adelantado en el signo de la fe.En unión de oraciones.” P. Álex Troncoso  (Parral)(13 de Noviembre)“Gracias padre José Luis por su fraternal y paternal preocupación. Sin lugar a dudas su carta expresa el sentir de muchos en estos momentos de tristeza por la partida del P. Juan Carlos. Sin embargo, como dijo Monseñor Ezzati “Hoy no es día simplemente triste, sino lleno de luz y esperanza, porque en el acontecimiento humano que estamos viviendo, brilla la luz del Señor”. Que la esperanza y el consuelo que sólo Dios y la Mater nos pueden dar guíe nuestro camino sacerdotal. Un abrazo y unidos en la oración por el eterno descanso del P. Juan Carlos y la unidad de nuestra rama, me despido en Jesús y María,  P. Alex” P. Mauricio González M (Santiago) (13 de Noviembre)“Gracias por enviarme el boletín diocesano de Schoenstatt y por estas reflexiones tuyas al despedir al P.   Juan Carlos Soto del clero  de Concepción. Las he leído y lo  llevan a uno a revisarse en la comunión presbiteral tantas veces descuidada por nosotros. Gracias una vez más. Rezaré por el P. Juan Carlos  a quien no conocí.Atentamente. P. Mauricio”
               
P. Ignacio Muñoz (Santiago) (13 de Noviembre de 2007)“Muchas gracias Josè Luis. Hermosas y profundas tus reflexiones. Muy unidos en la oración por el hermano sacerdote Juan Carlos. Un abrazo cariñoso. Ignacio Muñoz M.”  P. Rodrigo Delazar (Temuco) (14 de Noviembre de 2007“Gracias por tu crónica sobre el fallecimiento del  P. Juan Carlos soto. No tengo idea las causas de su muerte, pero me imagino el gran dolor y soledad que experimentó.Me uno a ti en tu actividad de ayudar a impulsar un nuevo ardor en la espiritualidad diocesana.Unidos en alianzatu hermano P. Rodrigo”  Mons Ricardo Ezzati, SDB, Arzobispo de Concepción (14 de noviembre) “Gracias por tu comunicación y por la reflexión anexa. Hemos bebido del cáliz del dolor, pero hemos experimentado también la misericordia y la cercanía del Padre en la comprensión y afecto de las comunidades cristianas… Te saluda cordialmente,+ R. Ezzati A.,sdb” P. Julio Guerrero Cordero (Santa Cruz) “muchas gracias padre por su reflexión. Que Dios le siga dando la Gracia”  Mons. Felipe Bacarreza R., obispo de Los Ángeles. “Te agradezco…también tus reflexiones a raíz de la triste muerte de Juan Carlos Soto. Para mí fue bien impresionante, porque el mismo jueves de su muerte y a la misma hora, estaba almorzando en Concepción con Mons. Ezzati y él expresó su preocupación por Juan Carlos. Después regresé a L.A. y en la noche recibí varios llamados telefónicos con la triste noticia. Mons. Ezzati ya tenía decidido que se hiciera un tratamiento completo en Santiago. Pero no alcanzó.Concuerdo contigo en la necesidad de promover una mayor amistad entre el clero. A Juan Carlos lo tuve como alumno en el Seminario y en ese momento nadie sospechaba que pudiera desarrollar una enfermedad tan grave. Lo traté también bastante durante su primera crisis y, después, una vez recuperado, a menudo venía a pedirme material religioso para llevar a los enfermos en el hospital. Ya en L.A. lo vi algunas veces en la Casa del Clero donde almuerzo los lunes. Pero él almorzaba con las hermanas y no venía a la mesa con los sacerdotes. Las últimas veces que lo vi me parecía completamente recuperado.Lo siento mucho por Mons. Ezzati a quien han tocado situaciones tan difíciles en el tiempo que lleva en Concepción.”  P. Marcelo González Cárcamo, (Puerto Montt) (18 de Noviembre)“A esta hora, ya han pasado todas las actividades del fin de semana, en el silencio de la noche leí lo que nos enviaste acerca de la muerte de nuestro hermano sacerdote, no podemos ser indiferentes, creo que la historia siempre nos enseña algo.Creo en la necesidad de la fraternidad sacerdotal, la vida comunitaria, no estamos hechos para la soledad, y cuando esta sobreviene debenos ofrecerlo como medio de salvación.  Además creo que es necesario el acompañamiento a nosotros los sacerdotes jóvenes, pues muchas veces el activismo, la falta de oración personal y el aislamiento de los demás hacen estragos en nuestra vida.  Creo sin embargo que Dios pasa, que nos llama a la conversión, que el está y nos llama a atrévenos a cruzar el mar rojo y liberarnos de nuestras esclavitudes.María, pequeña María es la luz en el desierto ella nos protege en nuestra marcha.Pbro. Marcelo González” Una religiosa de San Bernardo:“Me quedé bastante con lo de amistad y caridad sacerdotal que explica tan bien en palabras del Papa. Los sacerdotes diocesanos, viven muy solos, lamentablemente, una lo ve en los profesores, capellanes de las Hnas. y así en las distintas instancias que surgen para compartir con ellos una se da cuenta de que están solos…y no porque no tengan familia o vivan lejos de ésta, sino por esa falta de tener un “compañero” un “amigo” con quien compartir las experiencias cotidianas y también más profundas.  Creo que el gran sostén que hay reafirmar aquí es el amor a la Mater. Como bien Ud. utilizaba las palabras del PK: “Ella es la balanza que mantiene en equilibrio el mundo!” , también el “mundo de nuestros afectos”. Ella es el pilar fundamental donde un sacerdote debe apoyarse, donde todos debemos apoyarnos. Debe ser tan dura una vida sin Ella… Siguiendo Su ejemplo en Caná, es que también todos debemos tener los ojos y el corazón puestos en “mi prójimo”, para ser capaces de darnos cuenta de la necesidad que otros pasan. Creo que esto cuenta especialmente para los Pastores y Superioras encargados de velar por el bienestar de cada sacerdote, de cada hermana.  Lo que ocurrió con el querido P. Soto, nos debe motivar a rezar tanto más por los sacerdotes. Confiamos en la infinita bondad del Padre y en la Madre-Puerta en que su alma no se pierda, sino que por Ella se salve. Como le decía la semana que nos vimos, me hace pensar especialmente en la formación, en la calidad de formadores que tienen los seminarios, las congregaciones. A veces se pierde mucho de la formación en pequeñas cuadraturas mentales antes que en lo esencial: y es que está ahí el punto: QUE ES LO ESENCIAL. Cada Instituto debiera tener bien claro eso, y enfocar su formación desde esa perspectiva. La formación es un caso difícil, y lo más fuerte es que de ahí nace y se hace la RELIGIOSA o el SACERDOTE que será durante el resto de la vida. Yo creo que ahí está el meollo de todo, en la Congregación una se da cuenta, muchas de las Hnas. que se han salido en estos últimos años, salen con problemas de tipo psíquico, especialmente DEPRESIÓN….no es acaso una alerta??? El caso del P. Soto también lo es para toda la Iglesia.” 

Seminaristas

Filed under: Seminaristas — ramadiocesanos @ 1:07 pm

Seminaristas Diocesanos de SchoenstattHÉCTOR ALARCÓN B. Seminarista de Linares (Seminario San Pablo de Neuquén) “HOLA PADRE JOSÉ LUIS, MUCHAS GRACIAS POR EL BOLETÍN, ASI ME MANTENGO INFORMADO DE LO QUE VAN REALIZANDO MES A MES. ADEMÁS UNO LOS PUEDE TENER MAS PRESENTES TAMBIEN EN LA ORACIÓN.-  BUENO LE ESCRIBO PARA CONTARLE QUE EL PROXIMO LUNES 12 DE NOVIEMBRE VIENE DON TOMISLAV  AL SEMINARIO PARA PRESIDIR LA EUCARISTÍA DE LAS 18:00 HRS, EN QUE REALIZAREMOS EL RITO DE ADMISIÓN A LAS ORDENES, JUNTO CON SANDRO FUIMOS ADMITIDOS COMO CANDIDATOS  PARA LUEGO RECIBIR LAS ORDENES SAGRADAS, ESO NOS TIENE MUY CONTENTO Y AGRADECIDOS PROFUNDAMENTE POR EL SEÑOR. LE PIDO QUE NOS TENGA PRESENTE EN LA ORACIÓN, PARA QUE VIVAMOS SIEMPRE EN FIDELIDAD AL LLAMADO QUE EL SEÑOR NOS HA IDO MOSTRANDO. QUE LA VIRGEN LO ACOMPAÑE Y LO ANIME TAMBIÉN A USTED EN LA MISIÓN QUE SE LE HA ENCOMENDADO. ABRAZOS. UNIDOS EN J Y M. HÉCTOR ALARCÓN B.-“ 

Sacerdotes Diocesanos y el Movimiento en sus Diócesis

Filed under: Sacerdotes Diocesanos de Schoenstatt y el Movimiento en — ramadiocesanos @ 1:07 pm

Sacerdotes Diocesanos y el Movimiento en sus Diócesis

 P. Enrique Opaso V. (Reñaca)“Al aproximarnos al Mes de María de este año 2007 ocurre el aniversario de nuestro Santuario de Schoenstatt de los Pinos.El Santuario de Los Pinos, construido en las alturas, nos pone a María como bandera y signo de su maternal presencia en esta comunidad. Es la ‘Stella Maris’ (Estrella del Mar) de Reñaca.Yo suelo ir por allá a buscar paz y a concentrarme en el ‘Amor de los amores’, ya que esa rica tierra rodeada de sus pinos y ahora con su Santuario, favorece un encuentro profundo con el Señor. Por algo María quiso elegir ese lugar y su presencia nos dice algo a todos, lo importante ahora, es anunciar a ‘todos’ que María nos espera para presentarnos a su Hijo el Señor.Me pregunto cómo todavía hay tantos que se privan del Amor y prefieren otros ‘amorcitos’ que se gastan y se acaban. ¿Cómo anunciar la grandeza de este Amor para que muchos vuelvan su mirada a las alturas, y María una vez más diga a su Hijo: ‘no tienen vino’ y hoy como ayer se vuelva a realizar el milagro de Jesús y así bajemos de la montaña con la alegría de haber escuchado a Dios y haber descubierto que El hizo un nuevo milagro de su amor.Todos los profetas del Antiguo Testamento bajaban de la Montaña luego de sus encuentros con Dios: llenos de alegría, de paz, de coraje y de fuerza para cumplir con la tarea y vencer los obstáculos. Se nos hace urgente descubrir en ese Santuario de los Pinos el lugar que encontraron los profetas para realizar su misión.”P. Enrique Opazo V.Párroco de Reñaca(Publicado en Revista Aniversario Los Pinos 2007, pág. 26)  P. Luis Vaccaro (Talca)Celebró la Misa del 18 de noviembre, en la ermita de Talca (Huilquilemu, camino a San Clemente). P. Iván Guajardo (Rosario. Diócesis de Rancagua)“el 18 pasado celebre Misa en San Fernando. Feliz de reencontrarme con ellos.”P. Patricio Espinoza (Curicó)Celebró la Misa de alianza de noviembre (dgo. 18) en la Ermita de la Mater en Curicó (donde ya se empezó la construcción del futuro Santuario, en la zona de Zapallar)  P. Juan Carlos Cortés (Chillán), entre otros, fue uno de los sacerdotes diocesanos de Schoenstatt que participó en la Primera Asamblea Eclesial de la Iglesia de Chile. El P. Carlos Cox, dice en un artículo en la Revista Vínculo (noviembre de 2007, pág. 13) que “la presencia de los schoenstattianos fue a través de su entrega e inserción en la pastoral chilena… la mirada de Schoenstatt estuvo por los schoenstattianos insertos en pastoral de familia, universitarias, piedad popular, organismos de Iglesia, medios de comunicación, diáconos permanentes, sacerdotes diocesanos y nuestro obispos. Ello muestra el estilo de servicio desde lo mas hondo de la Iglesia. En ese sentido se van haciendo realidad las palabras proféticas del Padre: ‘a la sombra del santuario se codecidirán los destinos de la Iglesia’”

Editorial

Filed under: Editorial — ramadiocesanos @ 1:05 pm

 

Rama SACERDOTES DIOCESANOS de SCHOENSTATT –  Chile

 Noviembre de 2007 Muy queridos hermanos  Estamos terminando en Chile el Mes de María, mes de entrega exigente para expresar nosotros mismo de una manera intensificada nuestro amor filial a la Virgen María y para acompañar a nuestras comunidades en las celebraciones propias del mes (Rosario de la aurora, etc.). Por eso el texto del P. Kentenich sobre el mes de María les pueda ayudar en lo que resta, hasta su culminación el día de la Inmaculada. Por otro lado, noviembre no sólo comenzó con la celebración de todos los santos (1°) y todos los difuntos (el dos), sino que nos sorprendió con la inesperada muerte de nuestro hermano el querido P. Juan Carlos Soto (Concepción). Sobre ello les comparto la siguiente reflexión, que probablemente algunos ya recibieron y de la que muchos se han hecho eco. Muerte del P. Juan Carlos Soto H., Concepción, Mes de María de 2007          Conocí al P. Juan Carlos en los encuentros sacerdotales que teníamos en Montahue, ya sea en las Eucaristías en el Santuario, como en las reuniones y almuerzos en la casa de los padres al frente. Un par de años viajamos juntos en tren a las jornadas para sacerdotes diocesanos vinculados a Schoenstatt en Bellavista, en las que él con tanto ánimo participó. Finalmente, colaboró activamente en Misión País en los últimos veranos, instancia en que era muy valorado por su aporte y compromiso. Igualmente las veces que me reemplazó en algunas Misas de Mes de María o de domingo por la tarde en la Catedral de Concepción. Pero lo más importante fueron los diálogos personales con él en variadas ocasiones…Ciertamente el fallecimiento de este querido hermano sacerdote nos ha impactado a todos, por el mismo hecho y por su forma.Creo que el asunto hay que abordarlo en muchas instancias y desde distintas perspectivas. Entre ellas soy partidario de revisar desde la selección de los candidatos al sacerdocio, su formación en el seminario, pero sobre todo su acompañamiento posterior y, cuando sea el caso, su tratamiento. En su homilía en el funeral, Mons Ricardo Ezzati, advirtió, con mucha fuerza, que no se puede caer en el juicio fácil. No nos corresponde y sería irresponsable hacerlo. Pero también invitó a los presbíteros a una reflexión más seria sobre algunos aspectos de nuestra vida sacerdotal. Es así como quiero compartir algunas de las mías, primero por el aprecio que le tuve en vida al P. Juan Carlos, y por la década y algo más, de mi servicio pastoral en esa Iglesia Particular de Concepción, tanto en la conducción del Departamento de Pastoral Universitaria, como en otros momentos de la vida de la Iglesia penquista (particularmente el Año de la Inmaculada Concepción y el Año de la Eucaristía)Una primera reflexión tiene que ver con la necesidad de comunidad que todos tenemos. Nadie, tampoco el sacerdote, fue hecho para la soledad. Todo ser humano es, por esencia, social. Pero que hay un grave peligro de aislarse, de encerrarse, etc. no se puede negar. De ahí la importancia cada vez mayor no sólo de asistir a los encuentros de presbiterio de carácter más bien oficial (reunión mensual; reunión de decanato; retiro y paseo anual, etc.) sino de participar en aquellos que son de absoluta gratuidad. En esos ambientes comunitarios nos sentimos acogidos, pertenecientes (se dice que uno de los grandes paradigmas de la época que vivimos es justamente el de la pertenencia), contenidos, comprendidos, complementados, y también, necesaria y fraternalmente corregidos. El llamado del arzobispo de Concepción a la amistad sacerdotal no podemos desatenderlo. ¿Quiénes son mis amigos, dentro de mis hermanos sacerdotes? Los amigos se eligen, no así los hermanos. Pero las amistades hay que cultivarlas y cuidarlas. Un segundo elemento de la reflexión que puede invitar a la revisión de vida, junto al anterior y casi a partir de este, es la caridad sacerdotal, que se debe expresar en la preocupación por el hermano sacerdote; por todo hermano sacerdote, especialmente cuando lo percibimos en dificultad (enfermedad, soledad, necesidad de cualquier tipo, etc). Creo que la actitud de buen samaritano no debemos solo practicarla frente al laico, sino que deben partir por casa.Recuerdo en este momento las palabras iluminadoras del Santo Padre, Benedicto XVI sobre el amor al prójimo:“Mi prójimo es cualquiera que tenga necesidad de mí y que yo pueda ayudar…(DCE, 15)Es propio de la madurez del amor que abarque todas las potencialidades del hombre e incluya, por así decir, al hombre en su integridad op.cit., 17) en Dios y con Dios, amo también a la persona que no me agrada o ni siquiera conozco…aprendo a mirar a esta otra persona no ya sólo con mis ojos y sentimientos, sino desde la perspectiva de Jesucristo. Su amigo es mi amigo. Más allá de la apariencia exterior del otro descubro su anhelo interior de un gesto de amor, de atención,…Al verlo con los ojos de Cristo, puedo dar al otro mucho más que cosas externas necesarias: puedo ofrecerle la mirada de amor que él necesita…si en mi vida omito del todo la atención al otro, queriendo ser sólo ‘piadoso’ y cumplir con mis ‘deberes religiosos’, se marchita también la relación con Dios. Será únicamente una relación ‘correcta’, pero sin amor. Sólo mi disponibilidad para ayudar al prójimo, para manifestarle amor, me hace sensible también ante Dios. Sólo el servicio al prójimo abre mis ojos a lo que Dios hace por mí y a lo mucho que me ama op. cit., 18)”No podemos conformarnos con la respuesta de Caín: ‘yo de mi hermano no sé’. ¿Cuánto supimos de lo que le pasaba y por lo que pasaba nuestro hermano difunto? ¿Cuánto nos preocupamos por él, rezamos por él, ofrecimos por él, hicimos por él,…?)De ahí nace igualmente la urgencia del profundo y verdadero respeto por el otro, por su forma de ser y actuar, muchas veces distinta a la propia (¡ y que bien nos hace la unidad en la diversidad; no a pesar de estar! ‘Integración orgánica de las legítimas diversidades’ según la NMI, 46). Eso debe llevarnos a valorar lo positivo que hay en el hermano, como decía el Papa Juan Pablo II, cuando hablaba de la ‘espiritualidad de la comunión, en esa maravillosa Carta Apostólica al concluir el gran jubileo del año 2000 y que se transformó en una agenda pastoral para la Iglesia en los inicios del Tercer Milenio. Proponía ahí: “sentir al hermano… como ‘uno que me pertenece’, para saber compartir sus alegrías y sus sufrimientos, para intuir sus deseos y atender a sus necesidades, para ofrecerle una verdadera y profunda amistad… ver ante todo lo que hay de positivo en el otro, para acogerlo y valorarlo como regalo de Dios: un ‘don para mí’…saber ‘dar espacio’ al hermano, llevando mutuamente la carga de los otros y rechazando las tentaciones egoístas que continuamente nos asechan y engendran competitividad, ganas de hacer carrera, desconfianza y envidias” NMI, 43) . ¡Y es tanto lo bueno que hay en el otro! Y mucho más que lo negativo, que también existe, pero que a veces lo resaltamos más. Basta, por eso,  de envidias y celos inútiles entre nosotros. Y si hay crítica, que sea constructiva, hecha con responsabilidad y caridad, y con previa autocrítica también (la viga en el ojo propio es normalmente más grande que la pelusa en el ajeno). La advertencia de la lección de San Agustín frente al pelambre debemos tomarla muy en serio.Se trata en definitiva de la amistad, la unidad y la solidaridad entre los presbíteros, pues todo ello contribuye a su santidad.Ahora que vivo y ayudo los domingos en la Parroquia Nuestra Señora de los Dolores, en Santiago, le pido a Ella, la Mater Dolorosa, con quien el P. Juan Carlos quiso haber sellado su alianza de amor en el Santuario, que se la acepte en la eternidad, enjugue nuestras lágrimas y las hagan regar el a veces árido terreno de nuestra vida y entrega. En este contexto quisiera mencionar un aporte que me mandó recién desde Concepción el P. Humberto Anwandter: “la importancia de una sana vinculación personal, filial y cálida a la persona de María, especialmente para nosotros los sacerdotes, quienes somos los primeros que se saben y deberían también sentirse representados en la persona de Juan al pie de la Cruz, cuando Jesús le dice: “He ahí a tu Madre!”. Como él, necesitamos llevarla a “nuestra casa”, entendida en su plenitud, como lo comentaba Juan Pablo II: en nuestro corazón, en nuestra vida y actividad sacerdotal. Como afirmaba nuestro Padre (Kentenich): “Ella es la balanza que mantiene en equilibrio el mundo!”, también el “mundo de nuestros afectos”. “Ella nos ordena el corazón (nuestros amores)”. El Mes de María es una invitación también como sacerdotes a renovar nuestro amor y entrega filial-sacerdotal a María, Madre y Educadora de sus hijos sacerdotes”.  Termino invitándolos a todos a una reflexión personal sobre nuestro amor a la Ssma. Virgen y sobre la / nuestra vida a la luz de la realidad de la muerte, y que ojala la podamos compartir en nuestros grupos y comunidades sacerdotales y a través de este medio con los demás hermanos de la Rama de Sacerdotes Diocesanos de Schoenstatt. Finalmente les adjunto el programa de nuestra jornada de enero, para que anoten en sus agendas la fecha y puedan ir preparándose para participar. Como ven, el tema da para invitar también a otros hermanos sacerdotes y seminaristas a quienes les pueda servir. Deseándoles abundantes bendiciones para este adviento mariano ‘07  P. José Luis     Asesor  

noviembre 6, 2007

Noticias

Filed under: Noticias — ramadiocesanos @ 2:12 pm

Participantes en la Asamblea Eclesial El P. Juan Carlos C. (Vicario para la Educación de Chillán) y el P. Rigo García (Vicario Gral de Pastoral de Puerto Montt) fueron algunos de los schoenstattianos que participaron en la 1ª Asamblea Eclesial que se realizó en Bellavista (10-12 de octubre).  De la vida de los grupos El grupo de Concepción tuvo su reunión mensual de octubre el lunes 8 en Montahue, en compañía del P. Humberto Anwandter, como lo señaló el P. Luis Morales, su coordinador.  Participantes en la Jornada Nacional de Dirigentes de Schoenstatt Chile En la Jornada Nacional de Dirigentes del Movimiento (20-21 de octubre) participaron los padres de la Rama:   (Arica); Jorge L. (Santiago), Omar M. (Los Ángeles);  Eugenio D. (San Felipe); Nano E. (Concepción)  
Falleció Mons. Ignacio Jez, obispo de  Koszalin, Polonia.  

Mons. Jez nació el 31 de julio de 1914 en Radomysl Wielki. A causa del referéndum en Silesia, su padre, que era juez, fue trasferido a Kattowitz en Polonia. Allí Ignazy Jez concurrió a la escuela primaria y a la secundaria. Después de su bachillerato, en 1932 ingresó al seminario de la diócesis de Kattowitz. Estudió teología en la Universidad Jagellon de Cracovia. El 20 de junio de 1937 recibió la ordenación sacerdotal. Durante cinco años fue capellán en Hajduki Wielkie, y vivenció allí el inicio de la segunda guerra mundial. El 17 de agosto de 1942 fue arrestado por la Gestapo. El motivo: había presidido el funeral del párroco, fallecido en un campo de concentración. El 7 de octubre de 1942 ingresó al campo de concentración de Dachau, donde estuvo prisionero hasta la llegada de los estadounidenses, el 29 de abril de 1945. Conoció Schoenstatt en Dachau. Aunque los sacerdotes polacos tenían prohibido relacionarse con los sacerdotes alemanes, en muchos casos se burlaba esta disposición. El P: Ignazy Jez se interesó mucho por la espiritualidad de Schoenstatt. Pero hubo un problema…

Consagración el 3 de mayo de 1944, fiesta de la Reina de Polonia

“En aquel tiempo en Dachau, la idea de los Santuarios filiales fue una gran ayuda para mí” cuenta el Padre Kentenich en 1963, en una conferencia en Milwaukee. “Ya les he dicho que en Dachau tenía también contacto con el exterior. Allí había cantidad de polacos que se interesaban por Schoenstatt. Pero había un inconveniente: venía de Alemania. Esto lo pueden comprender muy bien: No había nada más que hablar. Pero cuando surgió en Uruguay el primer Santuario filial, y dado que éste había resultado tan positivo, podía exponerles a los polacos: No necesitan ir a Alemania. Si tienen un Santuario, como es el caso de Uruguay, entonces tendrán a Schoenstatt en su casa”. Uno de esos sacerdotes polacos fue el P. Ignazy Jez. Junto con el P. Boleslao Brurian, se consagró a la Mater el 3 de mayo de 1944, fiesta de la Reina de Polonia. En su oración de consagración decía: “Con gran confianza nos entregamos hoy a tu Corazón Inmaculado, con la esperanza que tú nos conduzcas por el camino que nos asegure una eterna felicidad. Amén”.

El P. Fischer los introdujo en Schoenstatt y los preparó para la consagración, pero la preparación inmediata la hizo el mismo Padre Kentenich. Y los tres días previos a la ceremonia habló con ellos sobre la consagración como una decisión, como un envío y como una alianza. Cuando algunos sacerdotes comenzaron a orientarse en el sentido de la Federación, el P. Ignazy Jez se integró al “Círculo de la mano” de los sacerdotes de Schoenstatt. Todos recibieron una medalla elaborada en un taller del campo de concentración, que el P. Ignazy Jez conservó fielmente durante años. A lo largo de toda su vida permaneció fiel a la Alianza de Amor, a Schoenstatt y al Padre Kentenich.

El Papa Juan Pablo II bendijo un Santuario de Schoenstatt en Polonia

Después de ser capellán de los prisioneros y deportados polacos en Alemania, regresó a Polonia en mayo de 1946 y se hizo cargo de diversas tareas en escuelas y en el seminario. En los tiempos de la dominación comunista la Iglesia sufrió crecientes dificultades. El 20 de abril de 1960, el P. Ignazy Jez fue nombrado obispo auxiliar de la diócesis de Gorzow (Landsberg). Participó del Concilio Vaticano II. En 1967, junto con otros obispos polacos, visitó en Schoenstatt al Padre Kentenich, su amigo paternal y director espiritual en el campo de concentración de Dachau.

El 28 de junio de 1972 fue creada la nueva diócesis polaca de Koszalin Kolobrzeg, y Mons. Ignazy Jez fue su primer obispo. Eligió como lema: “He venido a traer fuego a la tierra” (Lc.12,49) refiriéndose a su santo patrono, San Ignacio. Tuvo que organizar totalmente su nueva diócesis, y aún en contra de la resistencia estatal, erigió más de cien nuevas parroquias, hizo renovar las catedrales de Koszalin y Kolobrzeg y construyó un seminario. Estos territorios eran protestantes ya antes de la guerra.

El Papa Juan Pablo II visitó su diócesis en junio de 1991, y Mons. Jez logró que el Papa bendijera el nuevo Santuario de Schoenstatt construido allí, un acontecimiento que hasta hoy tiene resonancia en la Familia de Schoenstatt polaca y aún más allá.

Un amigo paternal de la Familia de Schoenstatt en Polonia

“Sí, claro que lo recuerdo, lo he buscado en el aeropuerto de Ezeiza y lo llevé a Nuevo Schoenstatt”, fue la reacción espontánea de una argentina ante la noticia del fallecimiento de Mons. Jez. “Era una persona alegre, simpática, nadie se hubiera imaginado que estuvo varios años en Dachau. Me recordó al Padre Kentenich”, manifestó Simón Donnely, de Sudáfrica, que estudia teología en Roma. “Lo encontré aquí, en Roma, en 2004. Dio una conferencia en nuestro seminario. Fue una vivencia impresionante. Era un hombre profundamente santo. Me conmovió cómo contó de la ordenación sacerdotal de Carlos Leisner. Un sacerdote de la diócesis de Koszalin, que estaba justamente en Roma, me ha dicho que ayer por la mañana cantó y rezó ante su ataúd junto con muchas otras personas. ¡Una gran pérdida para la Iglesia en Polonia, y una gran ganancia para el cielo!”

La Familia de Schoenstatt polaca se reunió en Swider del 19 al 21 de octubre para su triduo anual. El sábado rezaron en el Santuario de allí, que el año pasado celebró sus bodas de plata. Mons. Jez estuvo allí con mucha alegría. Siempre fue un amigo paternal para la Familia de Schoenstatt polaca. A la noche, durante un ágape, intercambiaron recuerdos. En un país en el que probablemente nadie de la Familia de Schoenstatt conoció personalmente al Padre Kentenich, y que durante décadas – bajo la dominación comunista – tuvo pocas posibilidades de tener contacto con Schoenstatt, Mons. Jez fue un testimonio viviente del fundador.

Con gusto contaba la historia de un niño que encontró a un anciano en el bosque. El hombre le preguntó al niño si tenía miedo en el bosque. No, contestó, mi madre está cerca. Y a su vez le preguntó al hombre ¿y Ud. tiene miedo?: No, respondió el anciano, mi Madre del cielo está también muy cerca.

Siempre se tomaba el tiempo, al menos en una comida, para participar de los encuentros de la Juventud femenina de su diócesis, recordó alguien. A veces no alcanzaban los cubiertos ni las sillas, pero él no tenía ningún problema en sentarse con las chicas en un sencillo banco. Le gustaba que le contaran lo que hacía cada una. Así que estás estudiando Ciencias Empresariales, le decía a alguna de ellas. Entonces tendremos en el futuro una buena economista en Schoenstatt. Gracias a Schoenstatt les iría mejor en la profesión, les decía, pues Schoenstatt educa santos de la vida diaria, que sean en sus respectivas profesiones buenos cristianos y apoyos para la Iglesia y la sociedad. En sus conversaciones con los jóvenes, preguntaba también por la vida de sus parroquias. Conocía a los sacerdotes, sabía cómo estaban, mostraba interés por todo.

Propaga mi fuego

El ataúd con los restos mortales de Mons. Jez, fue trasladado desde Roma a Polonia, donde fueron inhumados. El 21 de octubre – aniversario de la petición del Padre Kentenich acerca de la cesión del Santuario de la Mater Ter Admirabilis a la Federación Apostólica, en el año 1919 – llegó el ataúd a “su” Santuario, al Santuario de la Madre, Reina y Victoriosa tres veces Admirable de Schoenstatt en el Monte Chelmska, en Koszalin. El Santuario que había consagrado dieciséis años antes su gran amigo Juan Pablo II. En el entierro en Kolobrzeg, la Familia de Schoenstatt ofreció una corona de flores con dos corazones entrelazados: un corazón en el corazón de la Mater, del Padre, del Padre Celestial.

El lema del año de la Familia de Schoenstatt polaca le habría alegrado: “Propaga mi fuego desde el Santuario”.

La Familia de Schoenstatt en todo el mundo agradece a un fiel schoenstattiano y amigo del Padre Kentenich su testimonio y su compromiso.

Con material de www.szensztat.pl, Kart Heinz Mengedodt, y “Prisionero Nº 29392” de P. Engelbert Monnerjahn. La cita del Padre Kentenich fue tomada de la recopilación de textos “El organismo de los Santuarios”, elaborado por el P. Michael Marmann en 1984.

Traducción: aat, Argentina, ES

Publicado en PressOffice Schoenstatt 3 de Noviembre de 2007

 

  

Página siguiente »

Blog de WordPress.com.